Para tener repositorios en nuestro propio servidor, partiendo de la base que tenemos git instalado, necesitamos una serie de pasos.

En este caso vamos a imaginarnos el siguiente escenario:

Tenemos una aplicación llamada my_app en una carpeta del mismo nombre, my_app/.

En nuestro servidor tenemos la siguiente estructura de carpetas:

  • /var/www/repositorios/
  • /var/www/desarrollo/
  • /var/www/produccion/

Dentro de desarrollo/ tenemos nuestra app my_app/

Queremos tener nuestro entorno de desarrollo en desarrollo/ que podamos subir los cambios a repositorios/ (el cual será el repositorio central) y descargar los cambios o actualizar la aplicación en produccion/. Es decir, usando los comandos de git sería del siguiente modo:

Es una buena forma de desarrollar ¿verdad? Entendemos que produccion/ puede estar en otro servidor o en múltiples pcs, así que se podrían actualizar todos con un simple comando, a distancia.

Ahora bien, para tener nuestro entorno de esta forma necesitamos un repositorio central al que subir desde desarrollo y descargar desde producción los cambios, y para conseguir esto, el primer paso es inicializar el repositorio de nuestra app en desarrollo/my_app/ (produccion/ y repositorios/ estarían vacíos aún).

 

 

Además si queremos que no clone o suba ciertas carpetas o archivos al subir cambios, como por ejemplo los archivos de una carpeta de archivos temporales temporales/