Para matar los procesos de Linux tenemos varias opciones, de las cuales explicaré 3.

– La primera, y más intuitiva:

Ejecutamos en un terminal:
top
Pulsamos la tecla:
k
y escribimos el PID del proceso, en mi caso: 9466.

– El segundo modo:

Ejecutamos lo siguiente en un terminal:
ps -aux | grep nombredelprograma
por ejemplo:
ps -aux | grep firefox

verificamos su PID y lo escribimos en el siguiente comando:
kill ####
Donde #### es el número PID, por ejemplo:
kill 9268

(El -9 es para forzarlo)

– Y la tercera forma es poniendo en terminal:
killall nombredelproceso
Por ejemplo:
killall firefox-bin
Esta última forma es útil para no tener que averiguar el PID.