Pues sí, a los de Linux Mint tampoco le han gustado el tal “Unity”, lo han dejado claro al sacar su nueva versión con su propio shell de Gnome 2.32 modificado.
Como de costumbre, los de Linux Mint le han puesto nombre de mujer, “Katya“; esta versión trae algunas mejoras, tales como el gestor de actualizaciones, que ahora es más rápido, la interfaz del usuario, las herramientas de configuración del escritorio y el gestor de programas. También podremos encontrar la suite Libre Office en lugar del “Oraclerizado” OpenOffice; además, como en Ubuntu, el reproductor de música predeterminado es ahora Banshee.
Tengo que destacar, que para mí, probablemente sea la mejor distribución Linux para el que acaba de llegar de Windows.